JAUME XIFRA

Jaume Xifra, Salt, Girona-España, 1934 – París-Francia, 2014. 

Durante los años sesenta con una obra pictórica singular y con la técnica del “pochoir” (plantilla), Jaume Xifra se centró en la expresión crítica a la sociedad de consumo, garantizándonos -mediante su obra- una esperanza de cambio. Xifra a través de su visión crítica y mediante un arte técnico y posteriormente tecnológico nos presenta la propia existencia del ser humano como una serie de momentos sucesivos. Este mundialmente reconocido artista desde su taller en París, se volcó en sus plantillas de cartón recortado, creando atmosferas de color y luz, muchas veces con un toque de intriga y misterio. En estas pinturas con acrílico y sprays, los llamados pochoirs –que nos remiten a la actitud y técnica de los graffiti´s writters- se distinguen claramente algunas partes del cuerpo humano que nos indica que el hombre fue su mayor “objeto–modelo”. Posteriormente, tras sus pochoirs, sus instalaciones “irrepetibles e irreversibles” y sus acciones cercanas al happening con el grupo de artistas llamado “Los Catalanes de París”, Xifra se adentró en el mundo de las nuevas tecnologías como medio y soporte de sus últimas obras. Así, del computer graphic al computer art, a partir del año 1985 y en constante evolución, Jaume Xifra posibilitó –a través de un software creado por él mismo, los sprays sobre la tela y luego la impresión digital con la que “pintaba” a través del ordenador- hacer retratos “psicomórficos” de personas o cosas, determinando sus rasgos a raíz de características de su naturaleza, intuición, facultades y experiencia cultural. Este artista equilibró el juego, el sentido del humor y la poesía.

El legado artístico de Xifra es el juego de la vida psicológica del individuo que crea la posibilidad de reflexión volviéndose efectiva la relación crítica con la técnica. Xifra nos mostró la magia de un crítico inventor de ilusiones fetiches que retratan nuestro propio mundo. Aunque ya fallecido, la obra de Xifra sigue inspirando a otros artistas a profundizar en un arte participativo y espejo de la sociedad. Tener obra de Xifra es tener un hechizo de frescura y una obra contundente e irrepetible que actualmente vemos en las mejores colecciones de arte contemporáneo. Con la obra de Xifra, nos queda aún más claro el axioma mcluhaniano de que “el medio es el mensaje” y como el propio artista expresara “el objeto no es lo real, pero sí lo es el significado y la emoción”.

 

 

 


Obras relacionadas