Noticias

¡La obra de Antoni Miralda, Joan Rabascall y Jaume Xifra en la Bienal de Venecia, 2017!

Este año, en Venecia, la gran cita anual del arte entre bellos canales y una multitud de visitantes, acoge y expone la documentación audiovisual de los happenings y performances más destacados realizados entre Antoni Miralda, Joan Rabascall y Jaume Xifra, entre los años 1969 y 1976. Paralelamente, en esta 57ª Bienal, Miralda y Rabascall comparten un happening “comestible” en el que muchos artistas comen con el público asistente en una mesa abierta a todos. Es bueno apuntar que la obra de Joan Rabascall fue acogida ya en la Bienal de Venecia en las ediciones de 1972 y 1976 y la de Antoni Miralda fue la gran apuesta española en 1990.

En la segunda mitad del siglo XX, a través de sus obras, estos aristas entre algunos otros artistas conceptuales españoles impulsaron la participación activa del hasta entonces espectador pasivo. En aquellos años, en las nuevas posturas reflexivas de la expresión artística ya no será sólo el artista quien debe reflexionar en su entorno y reflejarlo; el espectador se convierte también en hacedor de la obra e interactúa en su carácter procesual. Las acciones performativas y los nuevos medios permitían la interacción física y mental de este nuevo espectador. La poética del acontecer y la participación fueron pilares importantes para las propuestas de estos magníficos artistas. Porque como Rancière apuntara en su “Espectador Emancipado” (2008), mirar es considerado como el opuesto de actuar. No se trata de convertir al espectador en actor, se trata de reconocer al espectador como actor de su propia historia. “La muerte del autor” de Barthes en 1967 –dos años antes del inicio de estos ceremonials de los llamados “Catalanes de París” (Antoni Miralda, Joan Rabascall, Benet Rossell y Jaume Xifra) anuncia a un nuevo espectador, un participante activo. Tras varias muertes reconocidas y anunciadas como la del Dios mismo anunciada por Hegel y Nietzsche como el inicio de la desaparición de toda certeza, el creador decimonónico con capacidades divinas y casi sobre naturales se convierte en hacedor de obras abiertas, en promotor y productor de acciones participativas que exigen al espectador una actitud activa y un proceso mental con el que completa la obra y la hace suya. Esta democratización de las prácticas artísticas nos acerca al arte y sus procesos como fenómeno social y práctica filosófica de todos y para todos.

Estos artistas conocidos, como hemos mencionado, como los “Catalanes de París”, emigraron de Catalunya desde el año 1962 para trasladarse a la capital francesa y así tener contacto directo con las vanguardias artísticas de aquella época. Ya en esta ciudad, estos artistas realizaron conjuntamente diversas acciones performativas de tradición ritual y con la participación como eje de la improvisación, las cuales podemos ver en Venecia actualmente.

Paralelamente a la realización de estas fiestas-rituales, en aquellos años, los “Catalanes de París” produjeron individualmente un arte libre en el que la influencia del Pop y las ganas de subvertirlo, el arte sociológico, los rasgos kitsch y la utilización de los nuevos medios hicieron de sus obras importantes hitos en la historia del arte y en las propuestas conceptuales más potentes y certeras entre los artistas de aquellos años. Actualmente, como vemos, los “Catalanes de París” –excepto Benet Rossell y Jaume Xifra que fallecieron hace relativamente poco tiempo- siguen no sólo produciendo propuestas contundentes sino que representan a España en los pabellones más exigentes entre góndolas y gondoleros.

De izquierda a derecha: El artista Antoni Muntadas (amigo del grupo), Jaume Xifra, Benet Rossell, Joan Rabascall y Antoni Miralda. París, 1982. [Crédito fotográfico: Lydia Oliva]
Guardar

Guardar


Asesoría Arte

Claudia Arbulu Gallery te ofrece un servicio completamente gratuito de asesoría para coleccionistas e instituciones.
Te recomendaremos para tu colección las mejores obras a los mejores precios.